NOVENA A LA SANTÍSIMA VIRGEN DE LA CABEZA (1)


(cuya imagen se venera en su ermita

de la Sierra de Marmolance, en Huéscar),

compuesta en 1992 por Gonzalo Pulido Castillo.

Oración para todos los días:

Santa Virgen de la Cabeza, que has querido tener en tu ermita de Marmolance una morada donde recibir la veneración y el testimonio de nuestro cariño, mira con amor de madre la oración de tus hijos y socórrenos en nuestras necesidades de alma y de cuerpo, si lo que suplicamos conviene a nuestra salvación y está de acuerdo con la voluntad de Dios.

Concédenos sobre todo la gracia de ser fieles a tu Hijo Jesucristo, para que puedan cumplirse en nosotros las promesas del reino de los cielos. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

(Pídase la gracia que se desee alcanzar)



Oración para el día primero:

Soberana Reina de los ángeles, Virgen de la Cabeza, que acogiste en tus entrañas puras al Creador de los cielos, haz que a imitación tuya seamos humildes de corazón, para agradar a tu divino Hijo y practicar en nuestra vida las enseñanzas del Evangelio. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

(Tres Avemarías y Gloria)

 

Oración final:

Santísima Virgen de la Cabeza, Madre de Dios y madre nuestra, que tienes en el corazón de los cristianos oscenses trono y altar para recibir el homenaje de nuestra confiada devoción, mira compasiva a tus hijos, concédenos tu protección maternal para que, cumpliendo las enseñanzas de Jesucristo, podamos ser felices en esta vida y alcanzar un día el premio de la bienaventurada eternidad. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración para el día segundo:

Santísima Madre de Dios, Virgen de la Cabeza, que no conociste ni sombra de pecado, te suplicamos que nos alcances de tu divino Hijo el perdón de nuestras culpas y un arrepentimiento sincero para nuestros errores y equivocaciones. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración para el día tercero:

Celestial rosa nazarena, Virgen de la Cabeza, que mereciste que la omnipotente mirada de Dios se posase amorosa sobre tu corazón inmaculado, te pedimos que, siguiendo las huellas de tus pasos en la tierra, podamos algún día gozar contigo la perpetua felicidad del cielo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración para el día cuarto:

Sagrada Reina y Madre, Virgen de la Cabeza, que supiste vivir sin dejarte esclavizar por los bienes materiales, concédenos que sepamos desprendernos de los lujos y las comodidades y poner nuestras vidas y nuestros medios al servicio de los demás. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración para el día quinto:

Gloriosa Madre de Dios, Virgen de la Cabeza, que siempre intercedes por nosotros ante tu divino Hijo, haz que tengamos un verdadero corazón humano para sentir como propias las tristezas de nuestros hermanos y participar sinceramente en las penas y las alegrías ajenas. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración para el día sexto:

Santísima Reina de los cielos y de la tierra, Virgen de la Cabeza, que sufriste en tu propia carne la pasión dolorosa de tu Hijo, concédenos la fortaleza necesaria para resistir los asaltos del pecado y dominar el empuje de nuestras pasiones, para que podamos servir siempre con corazón puro los designios de Dios. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración para el día séptimo:

Excelsa Señora del Universo, Virgen de la Cabeza, elegida desde la eternidad para ser madre del Salvador del mundo, haznos dóciles al amor de Dios, obedientes a sus mandatos y sensibles a las enseñanzas evangélicas, para ser en el mundo reflejos humanos de la bondad divina. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.



Oración para el día octavo:

Santa María, Virgen de la Cabeza, que por la gracia de Dios eres la admiración de los ángeles y la alegría del Universo, concédenos el privilegio de acercarnos a tu regazo amoroso para escuchar nuestra plegaria confiada como madre nuestra que eres. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.



Oración para el día noveno:

Santísima Virgen de la Cabeza, que viviste apasionadamente la entrega total a la voluntad de Dios, haznos colaboradores de tu Hijo en la tarea de la salvación del mundo y, por haber sido fieles en el trabajo encomendado, podamos un día sentarnos a la mesa del reino celestial. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

1. Se reza durante los cultos que celebra su hermandad en los nueve días anteriores al 15 de agosto. Se estrenó el año 1992 de modo provisional, y, después de ser aprobada por el Ordinario de Guadix, fue publicada en agosto de 1993.


ÍNDICE: Portada / Trabajos de Historia / Mis versos / Temas literarios y musicales / Otros temas / Versos ajenos / Álbum de fotografías  / Viaje de estudios / En clase de Lengua / Apuntes de Literatura / Textos de alumnos /